Una nueva dimensión católica


A veces nuestra fe puede ser dañada por aquello que no podemos dejar de ver. Hay una manera de recuperar la fe: el Padre Piolini, un cura del palo que entiende cómo viene la mano y siempre está dispuesto a hacerte la vida feliz.

¡Vení a curtir un catolicismo pistola pistola! ¡Vení a verlo al Padre Piolini!

Tené la tarjeta católica y acumulá Aves Marías y Padrenuestros y gastalos pecando contra la gente de mierda y contra el capitalismo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *