Un dirigente humilde


Hay un hombre que habla de frente con propuestas claras. Juan Domingo Perdón, un candidato que siempre está dispuesto a conocer su falta. Por eso lo aclaman. Porque lo que quiere la gente es un funcionario que se humille pidiendo disculpas para mantener su ilusión de ser libre. Lo que quiere la gente es delegar el poder y sentir la comodidad de ser rebaño con el consuelo de opinar y quejarse.
En 2015, hay una fórmula: Perdón – De Veras .
Ser sincero no es lo mismo que ser honesto. Juan Domingo Perdón, no hace, pero pide disculpas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *